Condiciones económicas de la producción de maíz

Compartir en:

Recibido: Junio 2014.

Aceptado: Septiembre 2014.

Condiciones económicas de la producción del maíz en los municipios de Frontera Comalapa y La Trinitaria, Chiapas

 

Ramírez Abarca Orsohe[1]

Gutiérrez Estrada Arcenio[2]

Espinosa Torres Luis Enrique[3]

Resumen

Uno de los cultivos más importante en el sector agrícola de México definitivamente es el maíz debido a que ocupa más de la mitad de la superficie sembrada del país, lo que viene representando  alrededor de una tercera parte de la producción agrícola aproximadamente con 3 millones de productores, en el contexto internacional ocupa el cuarto lugar como productor después de Estados Unidos, China y Brasil, a pesar de que el país ha sido deficitario en el abasto de la demanda interna por lo que se ha tenido que importar este grano según datos que reporta el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas en 2007. La información estadística que presentó el Sistema de Información Agroalimentaria y de Consulta (SIACON) de 2000 a 2012, en la República Mexicana con respecto a la superficie cosechada representó el 11.3%, siendo que para el volumen y valor de producción el estado de Sinaloa es el más importante con el 18.7 y 17.3% respectivamente; para el caso particular del estado de Chiapas el maíz ocupó el 54.6% de la superficie sembrada, en el volumen de la producción ocupó el tercer lugar con el 14.5% y en el valor de producción se ubicó en el primer lugar con el 26.7%. El presente estudio se llevó a cabo en los municipios de la Trinitaria y Frontera Comalapa con la finalidad de cuantificar la redituabilidad de los productores de maíz. El instrumental metodológico que se utilizó fue la Matriz de Análisis de Política la cual permitió dar respuesta a la redituabilidad por hectárea en el cual se encontró que para ambos municipios las unidades de producción obtienen ganancias, por lo que la actividad económica debe de seguirse desarrollando en ambos municipios.

 

Palabras clave: condiciones económicas, producción de maíz, redituabilidad, Chiapas

 

Abstract

Corn is the most important crop in Mexico. In terms of total planted area, corn covers half of it; and in terms of production, corn represents third of the total of the crops’ production. In Mexico, there are around 3 million producers of this particular crop only. Moreover, the corn production ranks Mexico as the fourth country, a place right after US, China and Brazil, the three most corn producers in the world. Even so, Mexico’s recent history says that the corn production has never been enough to satisfy the internal demand. Hence, according to the center of public finance studies (2007), Mexico has to import corn in order to satisfy its demand. According to SIACON (SAGARPA), from 2000 to 2012, the Mexican corn harvested area represented 11.3% of the total. The corn production in Sinaloa, a state located in the northern pacific and known for being one of the most corn producer, represented 18.3% of the national gross production, which as a matter of fact, represents 17.3% of the national gross production value. For the same period, in the state of Chiapas the corn planted area occupied 54.6% of the total planted area of the state. And in terms of the gross production, corn was ranked the third most important crop in the state, with 14.5% participation of the total gross production. But corn is ranked first in terms of the gross production value among the crops in Chiapas, with 26.7% of the state’s total. The objective of the investment is to quantify economic viability of the maize producers in two municipalities in Chiapas: Frontera Comalapa and La Trinitaria. As instrument of analysis, the matrix of political analysis was utilized, which allowed the quantification of the economic viability per hectare planted with maize. At this level of the analysis, we found that for both municipalities the corn production is economically viable, and we recommend the producers to keep on working on this economic activity.

Introducción

 

El cultivo del maíz en México es vital para la sobrevivencia de las familias campesinas, toda vez que a partir de este grano constituye su dieta y de alguna manera asegura la disponibilidad de alimentos para todo el año, aunado a ello, definitivamente es parte de la cultura de la sociedad mexicana debido a que es uno de los cultivos con mayor arraigo en el sector primario y desde luego de las poblaciones que se encuentran en el sector rural debido a que es una fuente de alimentación y de ingresos de las familias que dependen de esta actividad económica. De acuerdo a estudios que se han realizado sobre los orígenes del maíz, existe evidencia que el maíz domesticado proviene de los sitios arqueológicos de nuestro país en donde se encontraron pequeños granos cuya edad se calcula en 7 mil años, se hace referencia a que su centro de origen es México y América Central, este grano emigró al resto de Latinoamérica, el Caribe, Los Estados Unidos y Canadá (Claridades Agropecuarias, 1991).

 

En el documento elaborado del Plan Rector Sistema Producto Nacional Maíz se reseña que el nombre técnico del grano se Zea mays subsp mays, donde se menciona que la palabra maíz proviene del vocablo mahis que a su vez se deriva del taino, que es una lengua y nombre de un grupo indígena que habitaba en Haití a la llegada de los españoles en 1942, se percataron del cultivo de la planta por parte de ese grupo y a partir de ese momento se extendió el vocablo “maíz”. Para poder tener una mejor percepción del origen del maíz, este documento resalta que el taíno es una variante del arahuaco, que se extendió desde Sudamérica a través de las islas caribeñas, lo cual se indica que puede ser el camino o la ruta que siguió el maíz, se revela que a partir de esta fecha pasaron alrededor de 25 años para que los hispanos se dieran a conocer como los inventores del maíz, tal es el caso de México, en donde se usaron innumerables términos para designarlo en las aproximadamente 170 lenguas indígenas que se conocían en ese momento.

 

De acuerdo a la información que se presenta en el cuadro 1, se puede observar los centros de origen y domesticación del maíz según la información que presentaron La Dirección de Economía Ambiental (INE), la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y el Sistema Nacional de Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (SINAREFI) en donde se revela las diferentes regiones para México en donde se encontró presencia del grano.

Cuadro 1. Edad estimada de los restos macrobotánicos de maíz en México

Localidad, región Edad (años antes del presente)
Guilá Naquitz (Oaxaca) 6200
Tehuacán (Puebla) 4500 a 7000
Zohapilco (Tlapacoya, México) 5000
San Andrés (Tabasco) 4562
Norte de Sinaloa 4500
Cueva de la Perra (Tamaulipas) 4500
Cueva de Ocampo (Tamaulipas) 4400
Laguna Pompal (Veracruz) 4250
La Venta (Tabasco) 3750 a 4250
Cueva de Valenzuela (Tamaulipas) 3890
Costa del Pacífico 3400 a 3550
La Playa (Sonora) 3000
Cerro Juanaqueña (Chihuahua) 2980
Cueva del Valle (Chihuahua) 2400 a 2700
San Blas (Nayarit) 2400 a 2700

Fuente: Agrobiodiversidad en México: el caso del maíz. INE, CONABIO y SINAREFI. 2008.

 

Estas instituciones argumentan que se han hecho muchos esfuerzos por parte de diferentes investigadores dentro de los cuales se han tenido a arqueólogos, botánicos, lingüistas, antropólogos, entre otros, cuya finalidad ha sido conocer el origen, la evolución y la dispersión del grano. Los estudios en México han indicado que los restos arqueobotánicos de maíz que se han descubierto en cuevas del Valle de Tehuacán muestran una antigüedad de entre 4500 a 7000 años; para la entidad de Oaxaca particularmente en los Valles Centrales en la Cueva de Guilá Naquitz se tiene una antigüedad de alrededor 6200 años.

 

El producto maíz es considerado como la principal fuente de alimentos de las familias pobres en México principalmente de aquellas que viven en las zonas rurales. Este cereal puede ser utilizado como alimento en distintas etapas de desarrollo de la planta, en donde la mazorca puede consumirse a distintos grados de madurez, aunado a que todas las partes de la planta como son hojas, tallos, olotes, son utilizadas con diferentes finalidades. Particularmente el grano del maíz en su uso ha tenido una creciente diversificación debido a que se utiliza para el consumo humano y pecuario, dentro de este último, es procesado para la industria de alimentos balanceados en donde se ocupa para la alimentación de ganado vacuno, cerdos y aves, entre otros (Polanco y Flores, 2008).

 

Polanco y Flores mencionaron en 2008 que México es el hogar ancestral del maíz y posee una diversidad genética única e insustituible en sus variedades conocidas como razas locales. Este grano tiene presencia en todas las entidades de la República Mexicana, además de encontrarse en todos los climas y las diferentes altitudes para su producción, es considerado el cultivo más importante tanto por la superficie que se siembra como por el volumen de producción que se cosecha. Es un estudio que financió la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte realizado por Nadal (2005) concluyó que el maíz en México tiene importantes valores culturales, simbólicos y espirituales, lo cual no ocurre en Canadá y Estados Unidos.

 

Para el caso particular de México una de las grandes preocupaciones que tienen las autoridades agropecuarias es el abastecimiento de los alimentos al mercado interno con productos sanos, de calidad y accesibles a la sociedad, esto definitivamente no es una tarea fácil cuando no se han tenido las políticas de control de precios no solamente en los precios de los alimentos, sino también en el precios de los insumos para la producción, tales como fertilizantes, herbicidas, insecticidas, semillas, plantas, etc., que han mostrado un crecimiento de precio muy fuerte y que ha llevado a los productores al abandono de sus tierras porque las actividades agrícolas se vuelven no rentables, por lo que la tarea debe de realizar el gobierno, es el de generar las condiciones para que el sector primario pueda obtener esos alimentos que satisfagan el mercado interno.

 

En este ámbito el gobierno de México implementó el Programa de Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MASAGRO) con el propósito de buscar la articulación entre la investigación, el desarrollo tecnológico y el extensionismo, en donde lo que se espera es incrementar la producción de maíz y trigo principalmente en los productores de bajos ingresos, un reto que no es nada fácil de lograr por parte de los diferentes actores que intervienen en el proceso de producción debido a la burocracia que existe en el país, entre otras cosas. Por otro lado, se están sumando esfuerzos instituciones internacionales tales como es el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y trigo (CIMMYT), con la tarea de adaptar las semillas al cambio climático; otra instancia es la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) con el Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA) que está centrado fundamentalmente en desarrollar agricultura de tipo familiar en localidades rurales de alta y muy alta marginación con la finalidad de incrementar la producción agropecuaria, innovación en los sistemas de producción de alimentos así como el impulsar los mercados locales. Estos esfuerzos que están haciendo las economías y las instituciones van encaminadas a resolver el problema de abasto de alimentos a sus diferentes sociedades así como evitar esa volatilidad que tienen los precios en los mercados (Claridades Agropecuarias, 2012).

 

El maíz en el ámbito internacional

 

La información estadística que reporta la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la producción mundial de maíz para el periodo de 2005-2013 fue de 1,006.4 millones de toneladas, presentó una tasa de crecimiento media anual de 4.7%, lo que refleja que la producción en el mundo ha crecido al pasar de 853.1 en 2005 a 1,234.5 millones de toneladas, estos datos pueden ser alentadores en el sentido de abasto de alimento en el mundo debido a los problemas de alimentación que se han venido presentando en países considerados como de tercer mundo. En este sentido, se tuvo una superficie cosechada de 194.8 millones de hectárea en promedio con un incremento de la superficie del 2.9%.

 

México se encuentra ubicado en el quinto lugar de producción del grano en el mundo al ofertar el 2.2%, con 21.6 millones de toneladas en promedio y una tasa de crecimiento de 2.0% al pasar de 19.3 en 2005 a 22.6 millones de toneladas en 2013. Con respecto a la superficie cosechada México ocupó el sexto lugar con 6.8 millones de hectáreas, con una tasa de crecimiento de 0.9%, lo que quiere decir que en 2005 se tuvo una superficie de 6.6 millones y en 2013 esta fue de 7.0, lo que deja ver que la frontera agrícola prácticamente ha permanecido constante en el periodo de análisis. Los dos primeros lugares en producción lo tuvieron Estados Unidos y China con una participación de 30.7 y 17.3% en el contexto mundial y con tasas de crecimiento de 2.9 y 5.7% respectivamente, estos datos revelan que China ha tenido mejor aumento en la producción que Estados Unidos al ser de 78.3 millones de toneladas para el primero y para el segundo país este valor fue de 71.4. Con relación a la superficie cosechada China tuvo un incremento de 8.8 millones de hectáreas y para Estados Unidos este fue de 5.0 millones.

 

La tercera variable de análisis es el rendimiento, la cual refleja el grado de adopción de tecnología en el sistema productivo que llevan a cabo las unidades de producción. Al realizar el análisis del comportamiento de esta variable en el contexto mundial, se encontró que Estados Unidos (Lugar 14) y China (Lugar 40) no son los países en donde sus productores tienen los mejores rendimientos por hectárea. El país que tiene el mejor rendimiento por hectárea es Israel con 21.9 toneladas y le siguió Kuwait con 19.3.

 

El grano en la República Mexicana

Toda la sociedad mexicana sabe que el maíz es cultura, tradición, gastronomía, etc.; por la trascendencia que ha tenido este producto en el consumo humano y desde luego porque representa uno de los alimentos más importante en la dieta del mexicano, particularmente para aquellas zonas del país que se encuentran en el sector rural que están consideradas con ciertos grados de marginación debido a las condiciones económicas en las que viven en la actualidad.

 

Modalidad de producción

En la gráfica 1 y tabla 1, se muestran la información estadística que reporta el Servicio de Información Agroalimentaria de Consulta (SIACON) en donde se da a conocer la tendencia que tiene la superficie sembrada de maíz grano en México con relación al año agrícola para el periodo 2005-2012. En este sentido, se revela la superficie que se dedica a la producción bajo condiciones de temporal, riego y la nacional.

 

La información estadística muestra que para las tres variables de análisis, claramente se evidencia que la superficie sembrada del grano en México ha venido disminuyendo, la que compete a la producción bajo condiciones de temporal que oferta el 81.6% de la superficie nacional tuvo un decremento de 468,910.4 hectáreas lo que representó una tasa negativa de crecimiento de 1.1%, para el caso de la superficie dedicada a la producción en condiciones de riego significa solamente el 18.4% del territorio nacional, sin embargo, sigue también una tendencia negativa al decrementar la superficie sembrada en 137,474.8 hectáreas en el periodo de análisis y tuvo una tasa de crecimiento de -1.5%; esto desde luego es el reflejo de lo que sucede en el entorno nacional en donde se tuvo una tasa de crecimiento negativa de 1.1%. A pesar de los esfuerzos que vienen haciendo las diferentes instancias nacionales e internacionales por mejorar las condiciones de producción de maíz, pareciera ser que estas no están dando los resultados esperados lo cual va en detrimento de la superficie que se siembra de maíz en México.

 

Tabla 1. Superficie sembrada de maíz a nivel nacional, riego y temporal, 2005-2012 (Hectáreas)

Edo./año Nacional Riego Temporal
2005 7,978,603.37 1,406,672.29 6,571,931.08
2006 7,807,340.16 1,351,852.50 6,455,487.66
2007 8,117,368.31 1,452,322.60 6,665,045.71
2008 7,942,285.23 1,470,056.51 6,472,228.72
2009 7,726,109.60 1,410,017.98 6,316,091.62
2010 7,860,705.49 1,425,157.46 6,435,548.03
2011 7,750,301.19 1,715,310.50 6,034,990.69
2012 7,372,218.19 1,269,197.47 6,103,020.72

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

Gráfica 1. Superficie sembrada de maíz a nivel nacional, riego y temporal, 2005-2012 (Hectáreas)

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

Con respecto al volumen de producción de maíz en México se tuvo en promedio 21.5 millones de toneladas en el periodo que se menciona, observándose que en 2011 fue el año de menor producción con 17.6 millones de toneladas (gráfica 2), la cual se vio golpeada por las heladas que se presentaron en Sinaloa, sequía en el Bajío la cual afectó a algunos cultivos particularmente al maíz y frijol. Es importante resaltar que más del 80.0% de la superficie sembrada y por lo tanto de la producción se obtiene en ciclo primavera-verano y es generalmente la producción que se obtiene bajo condiciones de temporal, el resto de la producción se cosecha en el ciclo de otoño-invierno.

 

La gráfica 2 y la tabla 2 indican el comportamiento de la producción bajo condiciones de temporal y de riego. Al observar el comportamiento de los datos, se ve que la producción bajo estas dos modalidades no presentan mucha diferencia con respecto a los volúmenes de producción debido a que bajo condiciones de temporal se obtuvo 11.9 millones de toneladas y para el caso de riego éste fue de 9.5 millones. La producción temporalera aporta el 55.5% y la de riego el 44.5% de lo que se obtiene a nivel nacional.

 

Otra de las variables que es de importancia cuando se examina los indicadores productivos y económicos del maíz es el rendimiento que se obtiene de este grano en el contexto nacional, de riego y de temporal. Para el periodo de análisis se observó que en promedio se tiene un rendimiento por hectárea de 3.1 toneladas con una tasa de crecimiento media anual de 1.2%, que ha reflejado un aumento de 300 kilogramos, este dato indica definitivamente la falta de productividad que permita tener rendimiento más altos para que el grano pueda ser una opción de vida de los productores del sector rural dedicados a esta actividad económica.

 

Cuando se estudia la producción bajo condiciones de riego y de temporal, el comportamiento del rendimiento por hectárea es marcado, ya que hay una diferencia de 4.9 toneladas por hectárea respectivamente, es decir, en riego se obtuvo 7.1 y en temporal 2.2 toneladas, por lo que producir bajo la primera opción se obtiene mejores rendimientos, por supuesto que es más alta la inversión que se realiza, algo muy importante de resaltar es que no toda la superficie que se siembra de maíz en México tiene la oportunidad de estar bajo condiciones de riego, por lo que siempre existirá producción bajo condiciones de temporal.

 

Tabla 2. Volumen de producción promedio a nivel nacional, de riego y de temporal, 2005-2012 (Toneladas)

Edo./año Nacional Riego Temporal
2005      19,338,712.89        9,006,759.70      10,331,953.19
2006      21,893,209.25        9,131,993.86      12,761,215.39
2007      23,512,751.85      10,211,646.68      13,301,105.17
2008      24,410,278.53      10,436,900.02      13,973,378.51
2009      20,142,815.76      10,219,218.18        9,923,597.58
2010      23,301,878.48      10,622,978.05      12,678,900.43
2011      17,635,417.31        7,663,042.39        9,972,374.92
2012      22,069,254.43        9,348,777.80      12,720,476.63

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

Gráfica 2. Volumen de producción promedio a nivel nacional, de riego y de temporal, 2005-2012 (Toneladas)

 

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

Producción del grano en las entidades federativas

En el entorno de la República Mexicana y con los datos estadísticos que genera el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) para el periodo 2005-2012, en el grupo de los cereales es el maíz blanco el que tiene la mayor superficie cosechada con 4.8 millones de hectáreas (No se considera maíz sin clasificar y maíz amarillo), lo cual no es un dato novedoso para nuestro país, ya que el maíz es parte de la cultura del mexicano y desde luego en la dieta alimenticia concretamente en el consumo de la tortilla, por lo que es difícil entender el consumo de alimentos en México sin la presencia de este producto en la comida mexicana.

 

Tabla 3. Rendimientos de maíz a nivel nacional, de riego y de temporal, 2005-2012 (Toneladas/hectárea)

Edo./año Nacional Riego Temporal
2005 2.93 6.61 1.97
2006 3.00 6.82 2.14
2007 3.21 7.15 2.25
2008 3.32 7.33 2.36
2009 3.24 7.33 2.06
2010 3.26 7.59 2.21
2011 2.91 6.15 2.07
2012 3.19 7.51 2.24

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

Gráfica 3. Rendimientos de maíz a nivel nacional, de riego y de temporal, 2005-2012 (Toneladas/hectárea)

 

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

En el territorio nacional se cosecharon 6.8 millones de hectáreas en el periodo 2005-2012, teniéndose una tasa de crecimiento de 0.7%, lo que indica un incremento mínimo en las tierras que se dedican a la producción de maíz, lo cual tiene una relación directa con el crecimiento de los precios de los insumos que se utilizan en la producción y a la falta de crecimiento de los precios de venta del grano a nivel productor, lo que hace menos atractiva la actividad económica para los agricultores que están inmerso en el cultivo del cereal.

 

En el ámbito de las entidades federativas, es Chiapas el que tiene mayor superficie cosechada con 722,164.6 hectáreas que representó 10.5% de la superficie nacional, revela una tasa de crecimiento media anual de -1.8% (Gráfica 3 y Tabla 3) lo que deja ver el abandono de las tierras por parte de los productores debido a la falta de rentabilidad en algunas regiones del estado. Por supuesto que hay otros factores que afectan la producción dentro de ellos se encuentra el cambio climático que ha traído como consecuencia fuertes inundaciones en los espacios destinados a la producción del cultivo, así como también fuertes periodos de sequías que también han incidido en el rendimiento desde luego que en diferentes momentos. Con respecto al rendimiento que se obtuvo de maíz este fue de 5.3 toneladas, ocupando el cuarto lugar dentro de las entidades federativas en el nivel de importancia de esta variable, rendimiento que está por encima del dato nacional que fue de 3.1 toneladas.

 

Gráfica 4. Tasas de crecimiento de la superficie cosechada de maíz en las entidades federativas, México, 2005-2012  (%)

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

Los estados de Jalisco y Puebla ocuparon el segundo y tercer lugar en la superficie cosechada con el 8.2 y 7.8% en el contexto nacional, presentaron tasas de crecimiento del 0.5 y 3.0% respectivamente, se revela que Puebla ha incrementado una superficie a la producción de maíz de 112,904.3 hectáreas. Sin embargo, al examinar los rendimientos es Jalisco el que ha presentado mayor rendimiento con 5.9 toneladas por hectárea y para Puebla fue de 3.4.

 

A pesar de que el estado de Sinaloa ocupó el octavo lugar en la superficie cosechada, es el primer lugar en el valor de la producción con el 18.7% del valor de la producción del grano en México, una de las variables que explica este valor es el rendimiento que se obtiene en esta entidad el cual fue de 9.0 toneladas por hectárea, siendo el de mayor relevancia en el país (Gráfica 4).

 

El estado de Jalisco ocupó el segundo lugar al significar el 13.9% del valor nacional con una tasa de crecimiento de 18.5%, le sigue el Estado de México con el 7.4% con respecto al nacional con un crecimiento de 19.5%, en cuarto espacio es ocupado por Chiapas que es la entidad objeto de estudio al aportar 7.1% del valor nacional del grano el cual tuvo una tasa de crecimiento de 11.8%, siendo éste último la menor tasa de crecimiento de los cuatro estados más relevantes, que en su conjunto aportar 47.0% del valor de la producción en el país.

 

Gráfica 5. Valor de la producción promedio de maíz en los estados de la República Mexicana, 2005-2012  (Pesos)

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012.

 

Tabla 5. Valor de la producción promedio de maíz en los estados de la República Mexicana, 2005-2012  (Pesos)

ESTADO/AÑO PROMEDIO
Nacional 60384348783.25
Sinaloa 11302676997.67
Jalisco 8365307799.03
México 4477099976.55
Chiapas 4261388088.87
Michoacán 4115472467.04
Guerrero 3751421245.68
Veracruz 3346387660.39
Guanajuato 3243378251.57
Otros 17521216296.45

Fuente: Elaboración propia con información estadística del SIACON-SAGARPA. 2005-2012}

 

Al examinar el estado de Chiapas, los resultados muestran que dentro de los cultivos que se siembran el maíz ocupó el 51.0% de la superficie cosechada, lo cual refleja la importancia del grano en la entidad, sin embargo, la frontera de producción en hectáreas se ha visto reducido en 96,147.6 hectáreas, por lo que los argumentos de los productores del abandono de las tierras de cultivo se debe a los altos precios de los insumos que se utilizan en la producción así como el precio que se paga por tonelada del maíz.

 

  1. Materiales y métodos

 

Para la realización del presente trabajo de investigación se examinaron diversas fuentes de información que permitieron darle el sustento con relación a fuentes estadísticas de información para conocer la tendencia de los indicadores productivos a nivel nacional y desde luego en el contexto del estado, para esto se inspeccionó principalmente información de las variables estadísticas de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, pesca y Alimentación (SAGARPA) que es la responsable de registrar esta información en el entorno nacional, así como de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y trigo (CIMMYT), entre otros.

 

El trabajo que se llevó a cabo en el estado de Chiapas tuvo el propósito cuantificar la redituabilidad del maíz en los municipios de Frontera Comalapa y La Trinitaria utilizando la Matriz de Análisis de Política (MAP), la cual es un análisis de presupuestos a precios de mercado que permite medir la competitividad a través de la rentabilidad privada en las regiones de estudio. Este instrumental metodológico es una técnica que se basa en un sistema de contabilidad de doble entrada la cual proporciona una completa y consistente de los costos e ingresos en los sistemas de producción.

 

La tarea trascendental de la metodología es construir las matrices de ingresos, costos y ganancias a precios de mercado con la información obtenida directamente de los productores de maíz, lo cual permite conocer la condición actual en la que se encuentran las unidades de producción y desde luego saber si la actividad en la que están involucrados le permite generar las ganancias para poder permanecer en el mercado.

 

Esta metodología está integrada de cuatros componentes principales, que es como se desagregó en la matriz de coeficientes técnicos las cuales son: 1) Insumos comerciables, dentro de los cuales se contabiliza los fertilizantes, herbicidas, insecticidas, semilla o planta, etc., 2) Los factores internos o factores de la producción, en este se registra las labores manuales, las mecanizadas, materiales diversos, tierra, etc., 3) Insumos indirectamente comerciables, en donde se considera el tractor e implementos y 4) Administración y servicios que se requiere para facilitación del proceso de producción.

 

En este entorno, se construyeron las hojas de cálculos pertinentes de insumo-producto que incluye las cantidades físicas o los coeficientes técnicos utilizados en la producción de maíz por hectárea, los precios de mercado de los diferentes insumos utilizados en el proceso productivo así como el precio del valor del producto y finalmente en una tercera hoja de cálculo se puso el presupuesto privado que es el resultante de multiplicar los coeficientes técnicos y los precios de los insumos.

 

 

III. Análisis y discusión de resultados

Los municipios que fueron sujetos de estudio se encuentran en diferentes regiones del estado de Chiapas, para el caso de Frontera Comalapa se encuentra ubicada en la región XI Sierra Mariscal la cual cuenta con 10 municipio con una superficie de 4,066.3 kilómetros cuadrados que significa el 5.4% de la superficie estatal, tiene una población de 290,506 habitantes 6.1% de la población estatal con una densidad de población de 72.5 habitantes. Para el caso del municipio de La Trinitaria pertenece a la región XV Meseta Comiteca Tojolabal que tiene una superficie de 7,243.4 kilómetros cuadrados (9.8% del total estatal), habitan 417,522 habitantes (8.7% con respecto al estatal) y tiene una densidad de población de 57.6% habitantes (Gobierno del Estado de Chiapas, 2012).

 

Una vez analizada el entorno regional de los municipios, se dan a conocer los resultados que se generaron al realizar el trabajo en los municipios mencionados lo cual da a conocer las condiciones económicas que manifestaron las unidades de producción de maíz para derivar si es una forma de ingreso prioritaria para ellos pero que sobretodo sea una actividad económica que les permita sustentar sus necesidades con la familia.

 

3.1. Frontera Comalapa

El cuadro 1, muestra los costos de producción cuando se incluye y excluye el costo de la tierra y los ingresos promedios por hectárea que obtuvieron los productores en sus parcelas en la producción de maíz. El análisis que se realizó en los costos se muestra en dos vertientes, es decir, considerando el costo de la tierra dentro de la estructura de costos totales se obtuvo un valor de 16,905.5 pesos por hectárea, y excluyendo este rubro del costo de producción de maíz por hectárea este fue de 14,155.5 pesos. Los gastos que se realizaron en la actividad productiva correspondieron a los componentes de insumos comerciables, factores internos e insumos indirectamente comerciables.

 

En el mismo tenor, al inspeccionar el comportamiento de los insumos comerciables dentro de los costos totales de producción se encontró que cuando se incluye el costo de la tierra este componente representó el 54.7% de los costos totales y cuando se excluye la tierra este valor fue de 65.3%. Al explorar los diferentes conceptos de gastos que se consideraron en este componente prácticamente se conservó el mismo orden de importancia en ambos escenarios, en donde se resalta que las unidades de producción invierten más en los fertilizantes y dentro de los que utilizan para la aplicación a la planta está la urea, 18-46-00, que tienen el propósito de incrementar el nivel de rendimiento por hectárea del grano; en segundo lugar se ubicó la semilla la cual es certificada y el tercer espacio lo ocupó el diesel que se utiliza para las labores de preparación del terreno principalmente, entre otros.

 

El segundo componente son los factores internos que absorbieron el 42.0% de los gastos realizados en la producción del cereal cuando es considerado el costo de la tierra y cuando no se considera representó el 30.7% de los costos, como se puede observar es precisamente el costo de la tierra el de mayor trascendencia en este componente, le siguen los materiales diversos dentro de los cuales se pueden mencionar los costales que se utilizan para embolsar el grano, las cubetas que se utilizan para la fertilización de la planta, las agujas que sirven para costurar los costales una vez llenados del cereal, machetes y coas, entre otros; en orden de importancia le siguen las labores manuales que fueron utilizados en tareas tales como la pizca, aplicación de fertilizantes, aplicación de insecticidas y herbicidas principalmente. En este componente es de trascendencia dar a conocer que cuando no se considera el costo de la tierra cambia el orden de los conceptos de gastos siendo el más importante el de los materiales diversos, le siguen las labores manuales y las labores mecanizadas.

 

Con relación al tercer componente que son los insumos indirectamente comerciables ocuparon el tercer lugar en los costos representando solamente el 3.3% de los costos totales cuando se incluye el costo de la tierra, en este apartado generalmente se consideran costos de preparación del terreno que pueden ser desde el barbecho, rastreo, siembra, etc. En este contexto se resalta que la labor que se realiza con mayor frecuencia son el rastreo y el barbecho, las cuales son labores de preparación del terreno que tienen la finalidad de crear mejores condiciones de desarrollo de las raíces del cultivo y que tiene un nivel de incidencia en la productividad de la actividad.

 

El estudio reveló que los ingresos promedios que se obtuvieron en este municipio fue de 18,587.1 pesos por hectárea, en donde independientemente si se considera el costo de la tierra o no, obtuvieron ganancias, en este sentido, la ganancia neta que se obtuvo cuando se excluyó el costo de la tierra fue de 4,431.7 pesos por hectárea y cuando se incluyó el costo de la tierra la ganancia neta fue de 1,681.7 pesos. A pesar de que las unidades de producción obtienen ganancias en la producción de maíz, éstas no son muy altas, aunque esto puede lograr de alguna manera que los productores y familia no migren en busca de nuevas alternativas de ingresos.

 

 

 

Cuadro 1. Costos de producción y redituabilidad del maíz en Frontera Comalapa, 2013 ($)

Modalidad: Temporal Montos ($) Incluye tierra (%) Montos ($) Excluye tierra (%)
Insumos comerciables 9,247.6 54.7 9,247.6 65.3
   Fertilizantes 4,762.9 4,762.9
   Fungicidas 0.0 0.0
   Herbicidas 263.9 263.9
   Insecticidas 906.1 906.1
   Semilla o planta 1,800.0 1,800.0
   Diesel 1,514.7 1,514.7
   Servicios contratados 0.0 0.0
Factores internos 7,101.6 42.0 4,351.6 30.7
   Labores manuales 1,508.6 1,508.6
   Labores mecanizadas 911.6 911.6
   Crédito de avío (interés) 0.0 0.0
   Seguro agrícola 0.0 0.0
   Uso de agua 0.0 0.0
   Electricidad 0.0 0.0
   Materiales diversos 1,931.4 1,931.4
   Tierra 2,750.0 0.0
Insumos indirectamente comerciables 556.3 3.3 556.3 3.9
   Tractor e implementos 488.2 488.2
   Trilladora o equivalente 68.0 68.0
   Equipo de bombeo 0.0 0.0
Administración y servicios 0.0 0.0 0.0 0.0
 
Ingreso total 18,587.1   18,587.1  
 
Costo total (excluyendo tierra) 14,155.5   14,155.5  
Costo total (incluyendo tierra) 16,905.5 100 16,905.5 100
 
Ganancia neta (excluyendo tierra) 4,431.7   4,431.7  
Ganancia neta (incluyendo tierra) 1,681.7   1,681.7  

Fuente: Elaboración propia con información de las encuestas aplicadas a los productores. 2014.

 

 

3.2. La Trinitaria

 

En el sector agrícola del municipio de La Trinitaria dentro de los principales cultivos cíclicos es el cultivo del maíz el que tiene el 82.9% de la superficie cosechada siendo el más importante, le sigue el frijol con el 14.1%, el sorgo y el tomate rojo con 1.3% y dentro de los cultivos perennes se tiene al café con el 0.17% de la superficie cosechada (Plan de Desarrollo Municipal, 2011-2012).

 

El cuadro 2 dejar ver la condición económica en la que se encontraron los productores de maíz del municipio de La Trinitaria, en la entidad federativa de Chiapas, después de llevar a cabo el trabajo de campo y de los resultados obtenidos de las encuestas aplicadas a las unidades de producción. En este sentido, la radiografía desde el punto de vista de las ganancias, se encontró que el ingreso promedio de las unidades económicas fueron de 17,528.0 pesos por hectárea, y al analizar los dos conceptos con relación a la tierra se reveló que la ganancia neta promedio excluyendo tierra fue de 4,001.4 pesos y cuando se considera el costo de la tierra dentro de la estructura de costos de producción el comportamiento de las ganancias promedio fue de 1,251.4 pesos, esto cuantificado en términos de una hectárea.

 

En el entorno de la estructura de costos de operación promedios que obtuvieron los productores en la producción de sus parcelas se da a conocer que al excluir el gasto de la renta de la tierra el costo promedio fue de 13,526.6 pesos por hectárea y al considerar este rubro en el valor final este fue de 16,276.6 pesos, es decir, se presenta un aumento del 20.3% en los costos totales de producción.

 

En el mismo escenario y en la examinación de los componentes de la Matriz de Análisis de Política cuando está considerado el costo de la tierra se encontró que los insumos comerciables absorbieron el 53.9% del total de los costos y son los fertilizantes el concepto más relevante dentro de este componente, el segundo lugar lo tienen los factores internos al significar el 42.6% de los costos y es la tierra el concepto que ocasionó los mayores gastos, finalmente el tercer componente son los insumos indirectamente comerciables que solamente representó el 3.4% de la estructura de costos que da a conocer trascendentalmente las labores de preparación del terreno. En el mismo tenor, pero ahora no incluyendo el costo de la tierra, se reveló que es los insumos comerciables es el que absorbe los mayores gastos al ser de 64.9% de los costos de producción, los factores internos disminuye su gasto en este contexto siendo de 31.0% y en los insumos indirectamente comerciables se derogó el 4.1% de los gastos.

 

Cuadro 2. Costos de producción y redituabilidad de La Trinitaria, 2013 ($)

Modalidad: Temporal Montos ($) Incluye tierra (%) Montos ($) Excluye tierra (%)
Insumos comerciables 8,779.4 53.9 8,779.4 64.9
   Fertilizantes 4,422.0 4,422.0
   Fungicidas 0.0 0.0
   Herbicidas 326.0 326.0
   Insecticidas 716.7 716.7
   Semilla o planta 1,800.0 1,800.0
   Diesel 1,514.7 1,514.7
   Servicios contratados 0.0 0.0
Factores internos 6,941.0 42.6 4,191.0 31.0
   Labores manuales 1,536.0 1,536.0
   Labores mecanizadas 831.0 831.0
   Crédito de avío (interés) 0.0 0.0
   Seguro agrícola 0.0 0.0
   Uso de agua 0.0 0.0
   Electricidad 0.0 0.0
   Materiales diversos 1,824.0 1,824.0
   Tierra 2,750.0 0.0
Insumos indirectamente comerciables 556.3 3.4 556.3 4.1
   Tractor e implementos 488.2 488.2
   Trilladora o equivalente 68.0 68.0
   Equipo de bombeo 0.0 0.0
Administración y servicios 0.0 0.0 0.0 0.0
 
Ingreso total 17,528.0   17,528.0  
 
Costo total (excluyendo tierra) 13,526.6   13,526.6  
Costo total (incluyendo tierra) 16,276.6 100 13,526.6 100
 
Ganancia neta (excluyendo tierra) 4,001.4   4,001.4  
Ganancia neta (incluyendo tierra) 1,251.4   4,001.4  

Fuente: Elaboración propia con información de las encuestas aplicadas a los productores. 2014.

 

Para tener una percepción más clara de los datos enunciados anteriormente se hace el análisis más a detalle para conocer con mayor precisión los desembolsos que realizan las unidades económicas en el grano. En este sentido, en el componente de los insumos comerciables para este municipio cuando se considera y cuando no se considera el costo de la tierra, los conceptos de gastos guardan el mismo orden de importancia, en donde fueron los fertilizantes en donde se tuvo el mayor desembolso y dentro de estos es la urea y el 18-46-00 los que utilizaron los productores buscando el aumento de la productividad, luego le sigue la semilla (certificada), el diesel, los insecticidas, entre otros.

 

En la examinación de los factores internos cuando es considerado el costo de la tierra este rubro fue del 42.6% de los costos totales, es precisamente este rubro el que generó el mayor costo, los materiales diversos es el segundo concepto de gasto dentro del cual se tuvieron gastos en costales, cubetas, agujas para costuras costales, coas, machetes, mochilas aspersoras, etc.; le sigue las labores manuales en donde se consideró la mano de obra para la cosecha (pizca), siembra, aplicación de fertilizantes, herbicidas e insecticidas; finalmente las labores mecanizadas en la cual está considerada las labores de preparación de terreno como es el barbecho, rastreo y el desgrane.

 

Para el caso de los insumos comerciables, tiene mayor participación dentro de los costos totales cuando excluye el costo de la tierra que fue de 4.1% (cuando se incluye fue de 3.4%), el orden de importancia de los gastos que se realiza en este componente es el mismo, destacándose el concepto de tractor e implementos como el de mayor desembolso y que se utiliza para las labores de preparación del terreno y el desgrane del cultivo.

 

Conclusiones

 

Las conclusiones que se plantearon una vez culminado el trabajo de investigación realizado en los municipios de Frontera Comalapa y La Trinitaria en el estado de Chiapas, para diagnosticar la situación en que se encontraron las unidades de producción de maíz, fueron las siguientes:

  1. En la República Mexicana y en el contexto de las entidades federativas, es Chiapas el que tiene la mayor superficie cosechada con 722,164.6 hectáreas que representó 10.5% de la superficie nacional, sin embargo, revela una tasa de crecimiento media anual de -1.8% lo que deja ver el abandono de las tierras por parte de los productores del grano debido a la falta de rentabilidad en algunas regiones del estado, lo cual también es consecuencia del cambio climático debido a las intensas lluvias que se han tenido en el estado, así como los periodos de sequias en diferentes momentos.
  2. La indagación demuestra que los productores que se dedican a la producción de maíz son redituables en los dos municipios examinados que fueron Frontera Comalapa y la Trinitaria incluyendo y excluyendo el costo de la tierra dentro de la estructura de costos totales de producción, lo que deja ver el manejo que se lleva a cabo en el proceso de producción del grano, a pesar del crecimiento que se tiene en los precios de los insumos.
  3. Al investigar los componentes de la Matriz de Análisis de Política cuando es considerado el costo de la tierra y cuando ésta es excluida, para los dos municipios se obtienen ganancias, en orden de importancia son los insumos comerciables es donde el productor realiza los mayores gastos, el segundo lugar lo ocupa los factores internos y en último lugar están los insumos indirectamente comerciables. Esto indica que los productores si llevan a cabo ciertas tareas que les permite mejorar los rendimientos por hectárea tales como la aplicación de fertilizantes, semillas (mejoradas), aplicación de insectidas, entre otros.

 

  1. Los ingresos promedios que se obtuvieron en las unidades de producción fueron más altos en el municipio de Frontera Comalapa que en La Trinitaria, los datos indican 18,587.1 pesos para el primero y 17,528.0 pesos por hectárea para el segundo, una diferencia entre ellos de 1,059.1 pesos, lo cual también es reflejo del nivel de gasto que realizaron los productores en ambos municipios siendo más alto para Frontera Comalapa.

 

 

 

 

 

 

 

Referencias

 

  • Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA). (1991). Claridades agropecuarias.
  • Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA). (2012). Claridades agropecuarias. ISSN: 0188-9974. Número 230.
  • Dirección de Economía Ambiental (INE), Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), Sistema Nacional de Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (SINAREFI). 2008. Agrobiodiversidad en México: El caso del maíz. México.
  • Gobierno del Estado de Chiapas. 2012. Carta Geográfica de Chiapas.

 

  • H. Ayuntamiento Municipal Constitucional de La Trinitaria. (2011-2012). Plan de Desarrollo Municipal.
  • Nadal A. y Wise T. (2005). Los costos ambientales de la liberalización agrícola: El comercio del maíz entre México y Estados Unidos en el marco del NAFTA.
  • Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). (2000-2011). Indicadores productivos mundiales del maíz. http://www.faostat.org.
  • Polanco J. y Flores T. (2008). Bases para una política de I & D e innovación de la cadena de valor del maíz. Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C.
  • Sistema de Información Agroalimentaria de Consulta (SIACON). (2000-2012). Indicadores productivos de los cultivos y cereales en el estado de Chiapas. México.

 

  • Sistema de Información Agroalimentaria de Consulta (SIACON). (2000-2012). Indicadores productivos de maíz en México.
  • Tecnológico de Monterrey, INCA Rural. 2000. Plan Rector del Sistema Producto Nacional Maíz. México.

[1]Universidad Autónoma del Estado de México. Centro Universitario UAEM Texcoco. Av. Jardín Zumpango s/n Fraccionamiento el Tejocote, Texcoco, Estado de México. orsohe@yahoo.com

[2]Universidad Autónoma de Chiapas. Escuela Maya de Estudios Agropecuarios. Km. 4.5 Carretera Catazajá-Palenque, Catazajá, Chiapas. arceniogutierrez@yahoo.com

[3]Universidad Autónoma del Estado de México. Centro Universitario UAEM Texcoco. Av. Jardín Zumpango s/n Fraccionamiento el Tejocote, Texcoco, Estado de México. orsohe@yahoo.com

Compartir en: