Las cajas populares de ahorro en la economía de México, 2006-2014

Compartir en:

Las cajas populares de ahorro en la economía de México, 2006-2014

E. Figueroa Hernández , L. E. Espinosa Torres, O. Ramírez Abarc y L. Godínez Montoya

Recibido: Septiembre 2015
Aceptado: Noviembre 2015

Resumen

En este trabajo de investigación, el objetivo consistió en analizar la importancia que tienen las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Crédito Popular, así como las principales variables macroeconómicas en el crecimiento económico de México, 2006-2014. Para ello, se elaboró un modelo de regresión lineal múltiple. Las conclusiones fueron que el número de Sociedades de Crédito y Ahorro Popular influyen positivamente en el crecimiento económico en México, sin embargo, esta contribución resultó poco significativa.

Palabras clave: Cajas populares de ahorro, inflación, desempleo, tasa de interés, crecimiento económico, modelo econométrico.
Clasificación JEL: C01, G21, O40

Abstract

In this research, the aim was to analyze the importance of Cooperative Savings Societies and Popular Loan’s, as well as the main macroeconomic economic growth variables in Mexico for 2006-2014. For this, a multiple linear regression model was developed. The conclusions were that the number of Cooperative Savings Societies and Popular Loan’s had a positive influence on the economic growth in Mexico, however, this contribution was not as significant as expected.

Key words: Popular saving accounts, inflation, unemployment, interest rate, economic growth, econometric model.

JEL Classification: C01, G21, O40

Introducción

En la literatura económica actual existe una preocupación muy importante por explicar los efectos que tiene el desarrollo del sistema financiero sobre el crecimiento económico, y el porqué de las diferencias en el desarrollo de los mercados financieros. Si bien la causalidad entre el desarrollo del sistema financiero y el crecimiento económico ha generado debates entre los economistas, desde hace tiempo, no se puede negar la existencia de una relación entre ambas variables. Así lo demuestran varios autores como Schumpeter (1911), Cameron, et. al. (1967), Goldsmith (1969), McKinnon (1973), King y Levin (1993a); De Gregorio y Guidotti (2001), Arestis, Luintel y Luintel (2004), entre otros, los cuales han rechazado la idea de que el nexo entre finanzas y el proceso de crecimiento económico pueda ser ignorado. Una correlación positiva entre estas dos variables debería influir sobre las decisiones de los policy-makers y orientar sus políticas económicas hacia el desarrollo de los mercados financieros. Además, durante los 90´s y principios del 2000 se produjeron numerosas crisis financieras (México, Este Asiático, Rusia, Turquía y Argentina) cuyo epicentro fueron economías emergentes, y sus consecuencias se propagaron de la misma manera, sobre otros países. La estabilidad financiera es una de los pilares fundamentales sobre los que se tiene que construir un sistema financiero con el objetivo de evitar o suavizar las consecuencias de las crisis y su propagación hacia otras economías. Además, en las economías latinoamericanas, la limitación del acceso a la financiación del sector privado es uno de los problemas que aún permanecen sin solucionar, y que se encuentra directamente relacionado con el desarrollo del sistema financiero (Terceño y Guercio, 2011).

Desarrollo financiero y crecimiento económico

La relación entre desarrollo financiero y crecimiento económico es objeto de estudios e investigaciones y presenta una literatura amplia, con vínculos, técnicas econométricas distintas y una gran variedad de enfoques. El estudio de King y Levine (1993), reveló que el desarrollo financiero determina el crecimiento económico. Mediante la interacción entre indicadores de desarrollo financiero y de crecimiento de la economía, demostraron que el buen desempeño de los indicadores de desarrollo financiero refuerza el crecimiento de la economía. Berthelemy y Varoudakis (1996), por su parte, interaccionan el sector financiero y el real; concluyen que el financiero influye de manera positiva en la eficiencia del capital y en el sector real, mediante el proceso acumulativo de los volúmenes de ahorro. Rajan y Zingales (1998), muestran como los sistemas financieros más desarrollados ayudan a eliminar las imperfecciones existentes. Los resultados son consistentes con la literatura referente a que un mayor desarrollo financiero reduce los costos de financiamiento y tienen un impacto positivo sobre la inversión y el crecimiento económico (Martínez, 2012).

En un mundo globalizado y en particular con megafusiones en el sector bancario, no se puede ni se debe olvidar al pequeño ahorrador, a la familia, y la microempresa. El desarrollo económico de cualquier país se justifica por la satisfacción de las necesidades de sus habitantes, no simplemente por su tamaño. La penetración de la banca en todos los estratos de la población es un reto para las instituciones, un servicio para el usuario y un beneficio para el país. La bancarización en todas sus formas es, en última instancia, ahorro y, por lo tanto, crédito a la economía para aumentar su potencial de crecimiento. En muchos países se tiene la cultura del ahorro, como es el caso de la sociedad española que se caracteriza por contar con una arraigada cultura del ahorro que, en buena medida, tiene su origen en las decisiones de las familias (Sánchez, 2009).

La inclusión financiera en México

La composición del sistema financiero es muy diferente entre los países. En Argentina, Brasil, Colombia y México, todos los sectores tienen una participación relativamente similar. Sin embargo, en Chile y en Perú predomina el mercado bursátil y en Venezuela el mercado de bonos, que es el que tiene una participación superior a la de los otros componentes del sistema financiero (Terceño y Guercio, 2011).

En México, la inclusión financiera se define como el acceso y uso de servicios financieros formales en el marco de una regulación apropiada que garantice esquemas de protección al consumidor y promueva la educación financiera para mejorar las capacidades financieras de todos los segmentos de la población (Acuerdo por el que se crea el Consejo Nacional de Inclusión Financiera, CONAIF, Diario Oficial de la Federación, México, 3 de octubre de 2011). La inclusión financiera tiene cuatro dimensiones fundamentales: i) acceso, que se refiere a la infraestructura financiera disponible para brindar servicios y productos financieros, tales como sucursales, cajeros automáticos, terminales puntos de venta, banca móvil y banca por Internet; ii) uso, relativo al número de productos financieros accesibles a las personas, tales como, cuentas de ahorro, de cheques y de nómina, depósitos a plazo, tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, automotrices y personales, seguros de vida, de auto, de daños y de gastos médicos, cuentas de ahorro para el retiro, entre otros; iii) educación financiera, que se refiere al conocimiento y uso responsable de los servicios y productos financieros y, iv) protección al consumidor, que busca la creación de condiciones más equitativas entre proveedores y consumidores de servicios financieros (CNBV, 2013).

Para el caso mexicano la falta de acceso al crédito formal en las zonas rurales es endémica. La falta de servicios financieros formales puede asociarse a problemas de acceso y de uso. El Primer reporte de inclusión financiera publicado por la CNBV (CNBV, 2009) indicó que 64.5% de todos los municipios del país no cuenta con ninguna sucursal bancaria.

La mayoría de la población de escasos recursos pretende proteger el patrimonio que ha logrado acumular. Conceptos como fondos de inversión, Cetes, Bondes, depósitos o papel comercial, son sustituidos por esquemas menos complejos y ciertamente menos productivos como pirámides, tandas, etc. Al no tener la posibilidad de acceder en forma ágil al sistema bancario, la demanda de estos servicios se ha canalizado de manera muy diversa. Algunos ahorradores quizá los más institucionales se proveen de los servicios financieros que requieren a través de organizaciones especializadas como el Patronato del Ahorro Nacional, las cajas de ahorro, o las cooperativas; y otros menos institucionales, organizan sus mecanismos de ahorro de manera totalmente informal entre sus vecinos, amigos y compañeros de trabajo. De esta misma manera a través de cajas, de cooperativas o de estructuras informales es como fluye el crédito para la mayoría de la población mexicana (Güemes, 2009).

Las entidades de ahorro y crédito popular mexicanas

En el transcurso de las últimas dos décadas el sector de las finanzas populares ha despertado un renovado y profundo interés tanto en el ámbito de la investigación académica como en el de las políticas públicas.

El sistema financiero mexicano no considera las entidades de ahorro y crédito popular como parte integral de éste. Existen leyes adicionales a la Ley de Instituciones de Crédito, como la Ley de Organismos Auxiliares de Crédito y la Ley de Ahorro y Crédito Popular (LACP), que establecen los principios normativos correspondientes a las llamadas instituciones de la banca social (Anaya, 2006).

La LACP busca regular las dos figuras importantes que a la larga deberán adoptar las Entidades de Ahorro y Crédito Popular (EACP). Las figuras son Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SCAP) —sin fines de lucro—, como cooperativa, y Sociedades Financieras Populares (SOFIPO) —con fines de lucro—, como sociedad mercantil. En el futuro, las instituciones del sector social adscritas al marco normativo de la LACP deberán adoptar cualesquiera de dichas figuras (Silva, 2004).

Una característica del llamado Sistema de Ahorro y Crédito Popular (SACP) consiste en que, de acuerdo con la figura legal adoptada, existe un marco normativo que las rige, así como en algunos casos (instituciones microfinancieras) es la Secretaría de Economía (SE) la entidad reguladora, en el caso de las instituciones del llamado SACP cuyos actores son uniones de crédito, sociedades de ahorro y préstamo, sociedades cooperativas, cajas solidarias y cajas populares, es la propia Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la que lleva la batuta (Esquivel, 2008).

Es pertinente señalar que corresponde a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la tutela de todo el sistema financiero y que la CNBV funge, mediante la regulación prudencial, como brazo ejecutor de dicha entidad principal hacia las instituciones del SACP. La función del Banco Nacional de Servicios Financieros (BANSEFI), constituido en 2001 (Esquivel, 2007b), consiste en promover la cultura del ahorro entre la población, operar como banco o caja central del SACP y coordinar los apoyos del gobierno central para fortalecer y apoyar la institucionalización del sector (Silva, 2004).

Sistema de Ahorro y Crédito Popular (SACP) en México

Al hablar del SACP, se habla de un sector paralelo al Sistema Financiero Formal (SFF) que se compone de una diversidad de instituciones y que, a su vez, se divide en las llamadas Sociedades de Ahorro y Crédito Popular y las IMF, donde se encuentra una variedad de organismos, varios de los cuales se abstraen a la regulación e incluso la autorregulación. Ello da pie a confusiones, pues en la actualidad se habla del sector social o banca social, donde se incluye todo un paquete de organismos e instituciones públicos y privados que por dedicarse a mercados de nicho, sobre todo del sector popular, son llamadas instituciones de microfinanzas y éstas surgieron como microcréditos y su prioridad es combatir la pobreza y ofrecer servicios financieros a la gente de escasos recursos para que inicien un pequeño negocio (Esquivel, 2008).

El sector de cajas populares, del que da cuenta el SACP, tiene otra vocación, arraigada principalmente en movimientos de carácter religioso y filantrópico. Por otro lado, no sólo la filosofía sino la dinámica de las cajas de ahorro y crédito popular difieren de las IMF, que tienen como su mercado objetivo a los más pobres de la población. Aquellos que, de acuerdo al Banco Mundial (2007), viven con menos de dos dólares diarios y que representan en el ámbito mundial un mercado superior a los mil millones de personas. Las uniones de crédito, otros integrantes del SACP, tampoco tienen como su mercado de atención a los pobres del medio urbano y menos rural. Se tiene entonces una situación en la que la autoridad regula a un grupo de instituciones que se insertan más o menos en un determinado segmento económico, el de mediana y pequeña empresa (MYPE) (Esquivel, 2008).

Situación actual del crecimiento económico de México

Durante el cuarto trimestre de 2014, el entorno internacional presentó un deterioro importante ante la ocurrencia de dos choques. Por una parte, el precio internacional del petróleo registró una caída significativa y se anticipa que permanezca en niveles bajos por un tiempo prolongado como resultado, primordialmente, de factores de oferta. Por otra, se observó una apreciación generalizada del dólar estadounidense ante un ajuste de portafolio propiciado por las diferencias en el ritmo de crecimiento y en las expectativas sobre las posturas monetarias de las principales economías avanzadas. Lo anterior, aunado a la desaceleración de la economía mundial ante la debilidad prevaleciente en la mayoría de las economías avanzadas y emergentes, con la destacada excepción de la de Estados Unidos, dio lugar a un incremento en la volatilidad en los mercados financieros internacionales. Esto último acentuó las vulnerabilidades financieras de algunas economías emergentes (Banco de México, 2015).

El crecimiento económico del país presentó una modesta recuperación luego de dos años de debilidad cíclica, promediando un 1.4 y 2.1% en 2013 y 2014, respectivamente. El crecimiento estuvo encabezado por las exportaciones de las manufacturas, impulsadas en gran medida por el quinto año consecutivo de aumentos de dos dígitos en el sector automovilístico. El crecimiento ha sido más débil de lo esperado y no ha habido una conexión fuerte entre crecimiento y reducción de la pobreza. La causa de esto último puede encontrarse en el mercado laboral, dado que en los últimos años no se han creado un número suficiente de empleos que paguen un salario adecuado. También la fuerza laboral ha aumentado (debido al cambio demográfico, migración balanceada con los Estados Unidos y una mayor participación femenina en la fuerza laboral), algo que la economía no ha sabido absorber. Por el lado positivo, tanto las transferencias públicas, en particular en áreas urbanas, como un menor índice de dependencia, han contribuido a reducir la pobreza. El sólido crecimiento de Estados Unidos apuntalará un continuo y fuerte desempeño por parte de las exportaciones manufactureras que, se espera, derive en una recuperación gradual de la inversión y el consumo privados. Anticipándose a una baja más duradera en el precio del petróleo, el gobierno anunció recortes equivalentes al 0.7% del PIB para el presupuesto de 2015, y ya planea un recorte adicional en el gasto público para 2016. El menor gasto público tendrá un efecto desacelerador sobre el ritmo de crecimiento económico, a pesar de la confianza que la disciplina fiscal inculca en los agentes económicos. Aunado a lo anterior, se espera que la actividad económica se acelere generando que el PIB se fortalezca desde 2.9% en 2015, hasta 3.5% en 2017 (Banco Mundial, 2015).

Gráfica 1. Tasa de crecimiento económico en México, 1970-2014 (Porcentaje)

debate130501

Fuente: elaboración propia con información del Banco Mundial, 2015.

En la gráfica 1, se puede observar el comportamiento irregular del crecimiento económico de 1970 a 2014, sin embargo, hay que destacar los años de 1982, 1995 y 2009 que presentaron tasas negativas de 0.6, 6.2 y 6.0% respectivamente, las cuales corresponden a las crisis económicas que ocurrieron en esos años.

Con respecto al tipo de cambio y debido al incremento en la volatilidad financiera internacional, los mercados en México también se vieron afectados. En el cuarto trimestre, el peso registró una depreciación y el índice de la Bolsa Mexicana de Valores revirtió las ganancias observadas en el trimestre previo. Al respecto, cabe destacar que, si bien dichos movimientos se han dado de manera ordenada, no se puede descartar la posibilidad de ajustes adicionales en los mercados financieros nacionales. El deterioro en el entorno externo, así como esta evolución de los mercados financieros en México, hizo evidente que era necesario un eventual ajuste en la postura macroeconómica en el país. Ello debido a que este cambio facilitaría la transición de la economía mexicana a una nueva circunstancia externa y contribuiría a evitar una posible situación de astringencia financiera derivada de dudas en torno a la sostenibilidad de la deuda pública y/o de las cuentas externas (Banco de México, 2015).

Gráfica 2. Comportamiento del tipo de cambio real, 2006-2014 (Pesos/dólar)

debate130502

Fuente: elaboración propia con datos de la Cámara de Diputados. Indicadores macroeconómicos, 1980-2012.

El tipo de cambio real como se puede observar no ha variado significativamente a excepción del primer trimestre de 2009, que aumentó a 7.26 (derivado de la última crisis económica y financiera mundial), manteniéndose prácticamente una tendencia constante en el periodo de 2006-2014 (gráfica 2).

En el periodo de estudio, el tipo de cambio se ha mantenido más o menos estable pese a la turbulencia de otras economías emergentes. México goza de una credibilidad en relación con sus políticas públicas, la cual le permite preservar una política monetaria favorable durante la recuperación de su economía, sin comprometer el objetivo de inflación de 3.0% (OCDE, 2015).

El comportamiento del salario mínimo real general trimestral de 2006-2014 ha presentado pequeñas oscilaciones (entre 55.58 – 58.29 pesos diarios), lo cual concuerda con la línea de tendencia, la cual se ha mantenido prácticamente constante (gráfica 3).

Gráfica 3. Salario mínimo general trimestral, 2006-2014 (Pesos diarios)

debate130503

Fuente: elaboración propia con datos de la Cámara de Diputados. Indicadores macroeconómicos, 1980-2012.

De acuerdo a la gráfica 4, la tasa de interés real trimestral de 2006-2014, ha presentado altibajos drásticos, sin embargo, la tendencia ha sido hacia la baja durante el periodo estudio.

Gráfica 4. Tasa de interés real trimestral, 2006-2014 (%)

debate130504

Fuente: elaboración propia con datos de la Cámara de Diputados. Indicadores macroeconómicos, 1980-2012.

En 2014, la evolución de la inflación en México estuvo en línea con lo previsto por el Instituto Central. Si bien como resultado de las modificaciones fiscales al inicio de 2014 y de una serie de choques transitorios al componente no subyacente la inflación general anual se situó por arriba de la cota superior del intervalo de variabilidad la mayor parte del año, a partir de noviembre comenzó a mostrar una clara tendencia a la baja, para cerrar el año en 4.08%. Posteriormente, en enero de 2015 se observó una reducción adicional importante a 3.07%, ante el desvanecimiento de los efectos de los choques señalados, ajustes a la baja en los precios de los servicios de telecomunicaciones y de algunos energéticos, así como incrementos menores a los del año previo en los precios de las mercancías y servicios en genera (Banco de México, 2015).

Gráfica 5. Tasa de inflación real trimestral en México, 2006-2014 (%)

debate130505

Fuente: elaboración propia con datos de la Cámara de Diputados. Indicadores macroeconómicos, 1980-2012.

En la gráfica 5, se puede observar la fluctuación que ha experimentado la inflación en el periodo de estudio, de acuerdo a la línea de tendencia la inflación se ha mantenido constante en este lapso de tiempo.

La tasa de desocupación trimestral ha oscilado de 3.5 a 6.1% de 2006 a 2009, y de 2010 a 2014 ésta se encontraba alrededor de 5.2 a 4.4% de la Población Económicamente Activa, PEA. Sin embargo, los mayores niveles de desempleo se localizan en 2009, debido a la crisis financiera mundial. De acuerdo a la tendencia esta variable tiende aumentar en periodo de estudio (gráfica 6).

Gráfica 6. Tasa de desocupación trimestral en México, 2006-2014 (% de la PEA)

debate130506

Fuente. elaboración propia con datos de la Cámara de Diputados. Indicadores y Estadísticas (Macroeconomía). Indicadores macroeconómicos de corto plazo.

Debido a lo anterior, el objetivo de este trabajo consistió en analizar la importancia que tienen las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Crédito Popular y las principales variables macroeconómicas (la tasa de interés real, la tasa de inflación, la tasa de desocupación, el tipo de cambio y el salario mínimo promedio) en el crecimiento económico de México, 2006-2014, para lo cual se cuantificó el número de Sociedades Cooperativas de Ahorro y Crédito Popular registradas en la CNBV.

Metodología

Para llevar a cabo la presente investigación se consultó información referente al tema en: artículos, capítulos de libro, libros, entre otras fuentes, a partir de lo cual se elaboró una base de datos sobre las principales variables macroeconómicas que afectan el crecimiento económico, con información del Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI), Banco de México (Banxico), Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la Cámara de Diputados. A partir de esta información se elaboró el siguiente modelo econométrico de regresión lineal múltiple con datos trimestrales de los años 2006 a 2014:

debate130510

Dónde: βo, β1,…, βn= Son los parámetros a estimar del modelo; εt = Término de error; PIBt= Producto Interno Bruto Real (a precios de 2008); SOCAPSt= Sociedades de Crédito y Ahorro Popular (Número de sociedades); rt= Tasa de interés real (%), πt= Tasa de inflación (%); TDt= Tasa de desocupación (% de la PEA), Et= Tipo de cambio ($/Dólar); Wt=Salario minimo (Pesos diarios).

El modelo fue estimado mediante el método de Mínimos Cuadrados Ordinarios (MCO), con el paquete estadístico SAS versión 9.0; posteriormente, se analizaron e interpretaron los resultados estadística y económicamente, y se calcularon e interpretaron las elasticidades. Finalmente, se elaboraron las conclusiones y recomendaciones.

Análisis de resultados

Con la información recabada para esta investigación se obtuvieron los siguientes resultados.

Principales cajas de ahorro popular dentro del Sistema Financiero Mexicano

Gráfica 7. Comportamiento de las SOCAPS en México ante la CNBV, 2006-2014 (Número de sociedades)

debate130507

Fuente: elaboración propia con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En la gráfica 7, se puede observar la evolución de las SOCAPS, en 2006 existian siete sociedades, para 2007 se incorporaron 21. En 2008 se unieron 14 más para un total de 42, que conforman el 60.8% de las unidades. En el transcurso de 2009 a 2014 se añadieron 96 cajas, para tener un total de 138 durante el periodo 2006-2014. La tendencia muestra que ha ido aumentando en el periodo de estudio.

Análisis estadístico

El análisis estadístico se basó en los siguientes parámetros: el coeficiente de determinación (R2), el valor de la F calculada (Fc), el cuadrado medio del error, el valor de las t´s parciales para cada uno de los estimadores, a partir del análisis de la varianza. Para probar la significancia estadística de la ecuación de regresión ajustada, se consideró el siguiente juego de hipótesis, H0: β1 = β2=…= βn = 0 contra Ha: βi ≠ 0 para i ≥ 1.

Cuadro 1. Análisis de varianza del PIBt

debate130508
Fuente: elaboración propia con la salida del paquete estadístico SAS.

Los resultados del análisis de varianza (cuadro 1) indicaron que el valor de la prueba global Fc = 27.03 fue mayor que la Ft, 0.05 (6, 29) = 3.5, con un nivel de significancia de 5.0% (α = 0.05), por lo que se rechazó la hipótesis nula (Ho) en favor de la hipótesis alternativa (Ha), lo que reveló que al menos uno de los parámetros estimados por la regresión fue distinto de cero.

El coeficiente de determinación (R2) de 0.8483, indicó que el PIBt fue explicado en 84.8% por el número de sociedades de crédito y ahorro popular (número de cajas), la tasa de interés real, la tasa de inflación, el tipo de cambio, la tasa de desempleo y el salario mínimo general. Las variables más significativas fueron: el número de sociedades de crédito y ahorro popular con valor de t de 4.05>1, la tasa de interés real con -3.38>1, la tasa de desempleo de -3.34>1, y la tasa de inflación de -3.27>1; las menos significativas fueron: el salario mínimo general de -1.57>1 y el tipo de cambio de -1.21>1. Por otra parte, el coeficiente Durbin-Watson=0.680 indicó que no hay autocorrelación.

Análisis económico

En este apartado se presenta el análisis económico de los coeficientes estimados, de acuerdo con la teoría económica. El modelo estimado del PIBt se describe a continuación:

debate130511

Las variables, Sociedades de Crédito y Ahorro Popular (número de sociedades), la tasa de interés real, la tasa de inflación, el tipo de cambio y la tasa de desempleo cumplieron con el signo esperado de acuerdo con la teoría económica. Sin embargo, el salario mínimo presentó signo contrario al esperado. Cabe mencionar, que sólo se consideró el número de instituciones con autorización y regulación de la CNBV, y no al total de las existentes en operación.

Interpretación económica de las elasticidades

Para el análisis de las elasticidades se consideraron los parámetros estimados de la forma estructural del modelo para cada una de las variables estudiadas.

Cuadro 2. Elasticidades del modelo del PIBt en su forma estructural

debate130509

De acuerdo con el cuadro 2, la elasticidad del PIBt con respecto a las sociedades de crédito y ahorro popular, indicó que al aumentar en 10.0% esta variable, ceteris paribus, la economía crecerá en 0.5%, es decir presenta un comportamiento inelástico debido a que el ahorro que hacen la mayoría de los socios es pequeño y lo destinan para la compra de bienes de primera necesidad. Para el caso del salario mínimo general, del tipo de cambio, de la tasa de desocupación, de la tasa de inflación y la tasa de interés real, las elasticidades fueron de -0.7614, -0.1188, -0.1847, -0.0974 y -0.0295, respectivamente, es decir que ante un incremento del 10.0% en cada una de ellas, ceteris paribus, la economía es afectada en mayor medida en 7.614, 1.188, 1.847, 0.974 y en 0.2954% respectivamente por las variables antes mencionadas. Lo cual se corrobora con los estudios que han llevado a cabo diferentes instituciones. Sin embargo, un punto a aclarar específicamente la del tipo de cambio que se puede interpretar de dos formas, la primera en términos de exportaciones y de captación de remesas la cual beneficia a la economía del país e incentiva el ahorro por parte de las familias; la segunda, en función de importaciones y de poder adquisitivo, lo que provoca la depreciación de la moneda y una disminución en el consumo asociado al poder de compra de las familias.

Conclusiones

De acuerdo con los resultados estadísticos y económicos se concluye que el número de Sociedades de Crédito y Ahorro Popular están influyendo positivamente en el crecimiento económico en México, aun cuando éste sea en una baja proporción y poco significativo.

El análisis de cada una de las variables de estudio se consideró ceteris paribus: Se encontró que la variable más significativa fue el salario mínimo real, mostrando que al aumentar éste no hubo crecimiento económico.

Para el caso de la tasa de desocupación como porcentaje de la PEA señaló que cuando aumentó la economía decreció.

Finalmente, en el periodo de estudio, la variable de tipo de cambio incidió negativamente en el Producto Interno Bruto.

Referencias

Anaya, M. M. L. 2006. La banca de desarrollo en México. División de desarrollo Económico, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe Disponible en: http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/9/28069/lcl2729e.pdf.
Banco de México. 2015. “Informe trimestral octubre-diciembre 2014” en Banco de México, Información al 16 de febrero de 2015. Disponible en. http://www.banxico.org.mx/publicaciones-y-discursos/publicaciones/informes-periodicos/trimestral-inflacion/CD08EC33-68C4-C3C2-25F8-69C5786988B8.pdf
Banco Mundial. 2015. México panorama general. Consultado el 17 de septiembre de 2015. Disponible en: http://www.bancomundial.org/es/country/mexico/overview
Cámara de Diputados. s/f. Indicadores macroeconómicos, 1980-2012. Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Cámara de Diputados. Consultado en: http://www3.diputados.gob.mx/camara/001_diputados/006_centros_de_estudio/02_centro_de_estudios_de_finanzas_publicas__1/005_indicadores_y_estadisticas/01_historicas/01_ind_macroeconomicos_1980_2012
Cámara de Diputados. s/f. Indicadores y Estadísticas (Macroeconomía). Indicadores macroeconómicos de corto plazo. Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Cámara de Diputados. Disponible en: http://www.cefp.gob.mx/Pub_Macro_Estadisticas.htm

Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). 2009. “Reporte de inclusión financiera”. Comisión Nacional Bancaria y de Valores, México. Disponible en: http://www.cnbv.gob.mx/Inclusion/Documents/ReportesdeIF/ReportedeInclusionFinanciera.pdf
Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). 2013. “Reporte de inclusión financiera 5”. Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Vicepresidencia de Política Regulatoria, Dirección General para el Acceso a Servicios Financieros. Disponible en: http://www.cnbv.gob.mx/Inclusion/Documents/ReportesdeIF/ReportedeInclusionFinanciera5.pdf
Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). s/f. “Antecedentes y evolución del sector de ahorro y crédito popular”, Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo. Disponible en: http://www.cnbv.gob.mx/SECTORES-SUPERVISADOS/SECTOR-POPULAR/Estudios-y-Accesos/SCAPEstudios/SCAPAntecedentesyEvolucionAgo-2010.pdf
Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). s/f. “Boletines estadísticos”, en Entidades de ahorro y crédito popular. Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo. Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Disponible en: http://portafoliodeinformacion.cnbv.gob.mx/eacp1/Paginas/boletines.aspx
Esquivel Martínez Horacio. 2008. “Situación actual del sistema de ahorro y crédito popular en México”. Problemas del Desarrollo, Revista latinoamericana de Economía. Vol. 39, núm. 152, enero/marzo. Disponible en: http://www.ejournal.unam.mx/pde152/PDE003915208.pdf
Güemes García Guillermo. 2009. “El ahorro popular en México: perspectiva”. Fecha consulta 19/agosto/2015. Disponible en: http://www.condusef.gob.mx/index.php/instituciones-financieras/sociedades-cooperativas-de-ahorro-y-credito-popular/555-el-ahorro-popular-en-mexico-perspectiva
Martínez Gámez, Ángel. 2012. “Desarrollo financiero y crecimiento económico en Venezuela: un modelo econométrico para el período 1963-2008”, en Perfil de Coyuntura Económica, núm. 19, enero-julio, 2012, pp. 113-138. Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=86127730004
OCDE. 2015. Estudios económicos de la OCDE MÉXICO. Enero. Visión general. Resumen ejecutivo. Disponible en: http://www.oecd.org/economy/surveys/Mexico-Overview-2015Spanish.pdf
Sánchez González Manuel. 2009. “El ahorro popular: la experiencia española”, en CONDUSEF, Consultado 25 de agosto de 2015. Disponible en: http://www.condusef.gob.mx/index.php/instituciones-financieras/sociedades-cooperativas-de-ahorro-y-credito-popular/384-el-ahorro-popular-la-experiencia-espanola
Silva, A. 2004. “La respuesta gubernamental a la falta de servicios microfinancieros” en Comercio Exterior, vol. 54, núm., 7, julio, México. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0301-70362008000100009&script=sci_arttext
Terceño, Antonio y Guercio, Mª Belén. 2011. “El crecimiento económico y el desarrollo del Sistema financiero. Un análisis comparativo”. Investigaciones Europeas de Dirección y Economía de la empresa. Vol. 17, núm. 2, mayo-agosto, pp. 33–46. Departamento de Gestión de Empresas, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad Rovira i Virgili, Av. Universitat, Nº 1, E-43204 REUS, España.

Compartir en: